8 jun. 2007

Mapas peliagudos


El controvertido mapamundi de Shanghai
Hay algunos mapas que cuando se analizan históricamente dejan más preguntas que respuestas. Mapas que teóricamente no pudieron ser trazados en el momento que dicen haber sido creados, porque los conocimientos geográficos de la época estaban muy por detrás. Otros mapas muestran islas o territorios que no somos capaces de asociar a ningún territorio de los que conocemos hoy en día. Siempre pueden achacarse a errores o invenciones del cartógrafo, aunque no siempre es fácil defender esta postura. Estos son algunos de los más relevantes, en orden cronológico. Antes de adentrarnos en el análisis de estos mapas aclararé algunos términos. Un mapa es cualquier representación del terreno. Un mapa circular es un tipo de mapa muy de moda a finales de la Edad Media y derivado de los mapas en T y O o mapas beatinos (por el Beato de Liébana) que mostraban el orbe centrado en Jerusalén, y orientados al Este típicos de la Alta Edad Media y que representaban los tres continentes (Asia, Europa y África) separados por los tres mares (Mediterráneo, Negro y Rojo) que formaban una T. Alrededor se representaba el Mar Océano, en forma de O rodeándolo todo. Los mapas circulares empezaron a ganar en complejidad y cuando se generalizó el uso de la brújula empezaron a orientarse hacia el Norte. Mapamundi es una palabra derivada de la expresión latina "mappa mundi", que significa mapa del mundo. Se emplea generalmente para mapas mostrados en forma de dos círculos unidos que muestran caras del planeta. Planisferio es una representación plana del mundo entero. Hay muchas proyecciones, aunque en el Renacimeinto la más empleada para los planisferios era la proyección cónica de Ptolomeo. Por último, un portulano o carta portulánea es un mapa de una región que detalla todos y cada uno de los puertos (de ahí su nombre) por lo que presentan un perfil costero plagado de topónimos. Los portulanos pueden ser de estilo italiano, que sólo muestran el contorno costero y los puertos, o de estilo mallorquín, que muestran además de la información náutica, información geográfica sobre tierra adentro. También existieron portulanos portugueses, pero strictu senso eran de estilo mallorquín, ya que la escuela de cartografía de Lisboa se inició con maestros cartógrafos llevados desde Mallorca. Comencemos con los mapas.
  • El mapa de Vinlandia es anónimo y data del siglo XIII, aunque lo que se conserva hoy en día es una copia del siglo XV, datada entre 1423 y 1445. Fue descubierto en 1957 como dos pliegos adosados a un tratado de Historia de los Tártaros, datado en el siglo XIII y de certificada autenticidad, aunque se desconoce el momento en el que el mapa de Vinlandia se añadió al códice medieval. Este mapa muestra algunas masas de tierra en la costa oeste del Atlántico, denominadas Vinland, afirmando además que los vikingos estuvieron allí en el siglo XI. Éste es quizá uno de los mapas más controvertidos, ya que representa Groenlandia con una precisión en formas asombrosa cuando hasta el siglo XX no fue circunnavegada, y hasta época relativamente reciente se pensaba que era una península de un continente septentrional análogo a la Antártida. Al mismo tiempo, Noruega, origen del supuesto cartógrafo aparece cartografiada deficientemente. Además, el texto latino para Leif Eriksson (Erissonius) no es acorde con la fecha del mapa, sino que parece más propio de una transliteración francesa o italiana del siglo XVII, ya que en el siglo XIII se habría transliterado de forma más estricta como Ericus fillius. Por otro lado aparece en numerosas ocasiones la grafía para el diptongo latino æ cuando esta ligadura no se empleaba en la Baja Edad Media, y sólo se generalizó en el Renacimiento en Italia, nunca en el norte de Europa donde llegó mucho después. Además está el hecho de que los vikingos jamás usaron mapas para sus viajes, y de hecho este es el único mapa supuestamente vikingo del que se tiene noticia.

    Éste mapa se hizo famoso ya que despertó una enorme controversia internacional cuando fue descubierto en 1957 ya que el descubridor se negó rotundamente a declarar la procedencia del documento. También se supo que el mapa entero fue barnizado con una sustancia desconocida en los años 1950s, lo que hizo sospechar a muchos que inmediatamente antes, o después de su hallazgo el mapa había sido falsificado en época reciente sobre una pieza de pergamino antigua. El análisis de la tinta tmabién reveló sustancias modernas, aunque las últimas investigaciones elaboradas por la Universidad de Yale, donde se custodia el mapa desde 1965, parecen confirmar que el mapa es auténtico y que las sustancias supuestamente modernas pudieron haberse formado por procesos químicos naturales en época reciente o en el curso mismo de la investigación. Sea como fuere es uno de los mapas más controvertidos y con una historia más rocambolesca que tenemos.
  • El portulano mediterráneo del Atlas Catalán de 1375 es un excelente trabajo de cartografía del judío Abraham Cresques, cartógrafo, relojero y fabricante de brújulas mallorquín, y su hijo Jehuda Cresques (Cresques el judío), convertido al cristianismo como Jaume Riba. A este último se le atribuye la formación de los cartógrafos portugueses a finales del s.XIV lo cual sería clave en el desarrollo naval de Portugal durante el inicio del siglo XV. Esta carta portulánea muestra todo el Mediterráneo. En algunas controvertidas interpretaciones se dice que muestra una isla llamada Antilia a una distancia de Portugal donde en teoría jamás había estado ningún europeo. Si bien es cierto que era tradicional en los mapas medievales incluir territorios o islas legendarios, también es verdad que la representación de Antilia guarda mucha semejanza con Puerto Rico, la más oriental de las Antillas mayores, lo que ha hecho pensar que en realidad dicha representación de Antilia tenga cierta dosis de veracidad.

    El Atlas Catalán (que además del portulano comprende otras áreas cartografiadas) se encuentra actualmente en la Biblioteca Nacional de Francia, en París.
  • El mapa anónimo de Shanghai apareció en 2001 en una tienda de dicha ciudad. Es un mapa de 1763 del que el autor anónimo decía ser una copia de otro anterior, de 1418 identificando claramente qué información se había añadido al original de principios del siglo XV. Este mapa es asombroso porque tomando en cuenta la supuesta información original de 1418, el mapa representa el mundo entero, incluyendo Australia, la Antártida y la totalidad del continente americano con una fidelidad en formas, dimensiones y posiciones que en Europa no se alcanzaría hasta mediados del siglo XVII. El problema es que la disposición del mapa en mapamundi (doble orbe) es típica de mapas muy posteriores, y ha estado envuelto en la sospecha de que realmente sea un mapa de 1763 pero que no sea ninguna copia de otro de 1418 o que al menos la información que el copista dice que era original no es tal.
  • La carta de Pizzigano, también conocido como "carta náutica de 1424" es un típico portulano náutico de estilo italiano fechado el 22 de agosto de 1424. Recibe su nombre de su supuesto autor Zuane Pizzigano, un cartógrafo veneciano al que se le atribuye la autoría. Este mapa se ha hecho famoso recientemente debido a ser convertido por Gavin Menzies en pieza clave de su llamada teoría de 1421. Como la carta de Cresques, muestra la isla de Antilia junto a otras islas menos importantes. A pesar de haber sido relacionadas con las Azores, esto no puede ser así, ya que tanto las Azores, como Canarias y Madeira aparecen perfectamente identificadas y situadas. Antilia y las otras islas misteriosas aparecen mucho más allá, si bien es igualmente cierto que la dificultad para establecer la longitud alteró las distancias Este-Oeste, por lo que Azores aparece mucho más cerca de Europa de lo que realmente están, y Antilia y Satanazas y demás, aparecen sobre la posición real de Azores. Por otro lado también es cierto que en los mapas medievales se incluían islas ficticias o legendarias.

    La carta náutica de 1424 está en la Bell Library de la Universidad de Minnesota.
  • El mapamundi de Albertino De Virga, cartógrafo veneciano de principios del s.XV, es un mapa circular confeccionado entre 1411 y 1415, en el que aparece Europa, África y Asia, con influencia en su construcción de mapas árabes, que presentan islas coloreadas en vivos tonos. Este mapa presenta un contorno de África bastante realista, con un golfo de Guinea algo más cerrado y profundo de lo que realmente es, pero en líneas generales más que aceptable para la cartografía de la época. El problema es que en el momento de confeccionar este mapa, no se había llegado siquiera a las islas Canarias y mucho menos se había navegado más allá. Los portugueses rebasaron el cabo Bojador en 1434 y llegaron al cabo de Buena Esperanza en 1487. El mapa presenta la parte norte de Australia mucho antes de que ningún europeo llegase allí. Antes de pensar que Albertino de Virga estaba en contacto con extraterrestres que le proveían de fotos de satélite a modo de Google Earth, parece más sensato pensar que, ya sea por medio de las rutas comerciales que llegaban hasta Constantinopla, ya sea por medio del comercio con los árabes que poblaban el norte de África, Albertino de Virga tuvo acceso a mapas chinos, o árabes copia de chinos o mapas árabes completados por medio de mapas chinos. Es posible que contando con esta información, de Virga la completase con el conocimiento europeo del viejo continente creando una imagen bastante completa y fiable de todo el mundo conocido. Otro aspecto controvertido del mapa es que muestra una masa de terreno en el norte que podría ser Groenlandia o incluso Labrador o Terranova, lo que indicaría que Albertino de Virga habría tenido acceso quizá a mapas daneses o noruegos como el ya mencionado mapa de Vinlandia, lo cual es un punto a favor de la autenticidad de este último.

    El mapa fue confeccionado en torno a 1415, apareció en Srebrenica en 1911 en una tienda de libros usados tras lo cual fue autentificado, y en 1932 fue robado durante una subasta. Desde entonces permanece desaparecido. Afortunadamente se conserva documentación fotográfica de suficiente calidad —aunque en blanco y negro— en la British Library.
  • El mapamundi de Andrea Bianco es circular y fue realizado por este cartógrafo y navegante italiano, e incluido en su Atlas de 1436. Es un mapa orientado al Este (con el Este en la parte superior, como los mapas ptolemaicos y sus herederos altomedievales en T y O). Aunque África no aparece mostrada con precisión, lo cual puede indicar que Bianco no tuvo contacto con mapas árabes o chinos, sí presenta la incongruencia de mostrar la mencionada Antilia y demás islas de su archipiélago que como se ha dicho más arriba podría ser una representación con cierta fidelidad de las Antillas.

  • El mapamundi de Fra Mauro, un monje veneciano fue elaborado por encargo de Alfonso V de Portugal, con ayuda de su ayudante, el antes mencionado Andrea Bianco entre 1457 y 1459. Se trata de un mapamundi de doble orbe presenta la orientación típica árabe, con el Sur en la parte superior, si bien el territorio representado es similar al del mapa de Albertino de Virga al cual en original o en copia, es muy probable que Fra Mauro tuviese acceso. La cuestión con este mapa es la misma que con el de Albertino de Virga. África aparece con una precisión en forma y proporciones que no puede sostenerse con la exploración europea del momento, ya que aún no se había rebasado el cabo de Buena Esperanza. Por otro lado, Fra Mauro representa un junco chino (llamados en la época zonchos de india) en lo que podría ser el cabo de Buena Esperanza y que aparece como Cabo de Diab, y coloca allí una leyenda que afirma que los juncos chinos, de cuatro o más palos, han navegado por el Atlántico (Mar de la Oscuridad, en el mapa) en 1420, en dirección noroeste "...sin encontrar otra cosa que aire y agua durante 40 días, lo que les hizo desistir". Igualmente afirma que los chinos pueden navegar sin brújula ya que disponían de un astrólogo (en aquella época esta ciencia aún no había sido mancillada) dotado de un astrolabio dándo órdenes al piloto. Según Fra Mauro, esta información provenía de una fuente de confianza, (quizá el explorador veneciano Niccolò da Conti) que había navegado 4.000 millas durante 40 días en un navío indio visitando las "islas verdes" al suroeste del Mar de la India. Es posible que estas islas fuesen las actuales Maldivas y/o las Seychelles. Entre las increíbles leyendas (en el sentido cartográfico de la palabra) que presenta este mapa está la del huevo de Roc encontrado que según decía era tan grande como un ánfora. Aunque un poco traído por los pelos, buscando una interpretación plausible cabe la posibilidad de que este huevo fuese de Aepyornis, un ave gigante no voladora de Madagascar ahora extinta, pero de la que se han encontrado restos datados en épocas históricas.

    Este mapamundi fue descubierto en el monasterio de San Michele in Isola, en la isla de Murano, y actualmente está custodiado en la Biblioteca Nazionale Marciana, en Venecia.
  • El mapa de Martellus, cartógrafo alemán de finales del siglo XV, elaborado en 1489 tiene representada una prolongación de Asia hacia el Sureste que presenta una incréible similitud con Sudamérica. Esta prominencia es llamada por los expertos "la cola del Dragón" y aparece en numerosos mapas del siglo XVI. La cuestión es que antes del viaje de Colón al Caribe no se tenía conocimiento en Europa de la costa pacífica de América.
  • El mapa de Cantino es un planisferio llamado así por Alberto Cantino, un agente del Duque de Ferrara que robó este mapa y lo sacó clandestinamente de Portugal para llevarlo a Italia en 1502. La historia de este mapa da una idea del alto secreto de Estado que suponía la información cartográfica en la Era de los Descubrimientos. Es posible que Cantino sobornase a algún cartógrafo de la Casa da Índia de Lisboa, para que copiase para él este planisferio. El mapa muestra la costa de Brasil, descubierta en 1500 por Pedro Álvares Cabral, pero también presenta la "cola del Dragón" aunque no con tanto detalle como el mapa de Waldseemüller. Aunque poco probable, una posibilidad es que el cartógrafo quisiese preservar el secreto introduciendo errores intencionados en el mapa.
  • El mapa de Waldseemüller, es un planisferio mural de proyección cónica confeccionado por Martin Waldseemüller poco antes de su publicación en 1507 y muy probablemente en base al mapa de Cantino. Presenta numerosas curiosidades, como ser el primero en el que se representan latitud y longitud, o ser el primero conocido en el que el nuevo mundo aparece denominado "América". El problema con este mapa es que representa América en su totalidad cuando aún faltaban seis años para que Ponce de León llegase al océano Pacífico. Bien es cierto que la costa occidental de América no está representada con demasiada fidelidad pero da muestras de un conocimiento que en teoría no se tenía en Europa en el momento de creación de este mapa. Otro aspecto curioso de este planisferio es que también muestra la "cola del Dragón". Lo cierto es que el parecido y la ubicación de esta parte del mapa con Sudamérica es realmente asombroso y salta a la vista perfiles como el particular extremo sur del continente con la Isla Grande de Tierra del Fuego, mucho antes de que Magallanes llegase allí en 1520.

    La copia del mapa que se conserva (es un trabajo de imprenta, por lo que se imprimieron miles de copias), fue adquirido por Johannes Schöner, un astrónomo, geógrafo y cartógrafo de principios del siglo XVI. Desapareció hasta que fue redescubierta en 1901 en la biblioteca del castillo Wolfegg en Würtemberg, donde permaneció anónimamente hasta que saltó a la fama en 2001 cuando la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos compró el mapa por diez millones de dólares.
  • El mapa de Piri Reis. Este era el nombre del almirante turco que elaboró un "portulano" (en buena ley no puede llamarse portulano pues los portulanos eran portugueses, mallorquines o italianos exclusivamente) del Atlántico sur en 1513 cuando en teoría ningún occidental había llegado allí. Está elaborado en piel de gacela y ricamente decorado, como es costumbre en los mapas árabes. En el margen aparece la inquietante anotación "Un mapa de esta clase no lo posee nadie hoy en día". Además, presenta otra inscripción que reza: "Las costas e islas de este mapa fueron tomadas del mapa de Colón". El interrogante que presenta este mapa es que aparece una representación de Sudamérica con un giro hacia el Este que algunos interpretan como una representación de la Antártida, otros como una representación de la costa patagónica mostrada girada por acabársele el pergamino al cartógrafo, y otros simplemente aducen que es la costa norte de Brasil, Venezuela y las Guayanas, aunque esta última interpretación no tiene pies ni cabeza a mi entender ni por proporciones ni por ubicación. El caso es que si es la Patagonia (cosa que por la similitud del perfil costero, es bastante probable), esta representación alcanza hasta el cabo de Hornos, cuando aún faltaban siete años para que Magallanes llegase a Tierra del Fuego en 1520. Gavin Menzies tiene una interpretación particular. Para él el mapa es copia de otro mapa chino un siglo anterior (para él todos los mapas europeos son copia de mapas chinos), y según él el mapa de Piri Reis sería una representación de la costa desde península Valdés hasta el estrecho de Magallanes. A respecto de la mencionada inscripción de Piri Reis sobre la copia del mapa de Colón, algunos han visto aquí la "pistola humeante" de que Colón disponía de información privilegiada antes de emprender su viaje, si bien es cierto que cuando se elaboró el mapa hacía 11 años que se había producido el "descubrimiento oficial" y el mapa de Colón a que aduce Piri Reis podría ser un mapa elaborado con posterioridad a 1492 o incluso referirse al famoso mapa elaborado por Bartolomé Colón, hermano del almirante. Sea como fuere, no deja de ser otro interrogante sobre la mesa.

    El mapa fue descubierto en 1929 durante las obras de acondicionamiento del palacio de Topkapi en Estambul.
  • Los globos de Schöner, son un conjunto de globos terráqueos, manuscritos en papel pegado sobre madera, confeccionado por Johannes Schöner siendo el más antiguo de 1515, y encontrándose entre los globos terráqueos más antiguos conocidos. El problema que presentan algunos de sus globos vuelve a ser que representa con bastante fidelidad el estrecho de Magallanes cuando Magallanes aún no había llegado allí, además de mostrar la Antártida. En su globo de 1533 aparece América del Norte unida a Asia, formando un único continente, lo que deja a América del Sur formando una enorme península que se extiende al sureste de Asia, lo que guarda un gran paralelismo con la "cola del Dragón" de la representación del mapa de Waldseemüller. Algunos historiadores han querido ver uno de los globos de Schöner en el que aparece en Los Embajadores, de Holbein el joven.
  • El mapamundi de Jean Rotz, hidrógrafo de Enrique VIII de Inglaterra, fue realizado en 1542 y abarca todo el mundo. El problema con este mapa es que presenta una masa continental al sur de Java que algunos autores como Gavin Menzies asocian con Australia (la verdad es que con bastante poco fundamento, ya que no coincide en perfiles ni en posición en absoluto). Sin embargo parece claro que no se trata de ninguna isla mítica como Antilia o San Borondón, de las que aparecen en algunos mapas, sino que es un territorio de dimensiones gigantescas (por lo que es improbable que se trate de un error de cálculo) y que además aparece cartografiado parcialmente como correspondería a terreno real en proceso de descubrimiento  cartografiado. (Las islas míticas se representan íntegras sin excepción). No se sabe qué fue lo que representó alli Jean Rotz, ni de dónde sacó la información para dibujarlo.
  • Los mapas de Mateo Ricci, misionero jesuíta que llevó a cabo su labor en China a finales del siglo XVI y principios del XVII y donde desarrolló también una importante labor como cartógrafo, muestran claramente la costa norte de Australia con una precisión que sólo volvería a conocerse 200 años después, cuando James Cook llegó allí.

0 comentarios. Deja alguno tú.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...